Desarrollo económico

¿Cómo saber si tus hijos serán ricos o pobres?

image1 copia 2

por Miguel Mier  |  15 de junio de 2015

“La riqueza es el producto de la capacidad del hombre para pensar”. Ayn Rand (autora de La Rebelión del Atlas)

El investigador norteamericano Tom Corey nació en una familia de multimillonarios. A los 9 años de edad sus padres perdieron todo y cayeron en bancarrota. Desde entonces Tom ha analizado el comportamiento de las personas ricas y de las personas pobres. Tom publicó el resultado de su más reciente investigación. Durante 5 años Tom documentó las actividades diarias de 233 personas ricas y de 128 personas viviendo en pobreza en los Estados Unidos. Durante su investigación logró identificar más de 200 hábitos que separan a quienes tienen dinero de quienes no lo tienen.

Les comparto 15 datos interesantes que se desprenden de la investigación de Tom Corey:

  1. 72% de los ricos conocen su saldo en sus tarjetas de crédito y sólo 5% de los pobres lo tienen presente.
  2. 6% de los ricos juegan a la lotería contra 72% de los pobres.
  3. 80% de los ricos tienen claro al menos un objetivo concreto en su vida contra 12% de los pobres que no tienen ni un solo objetivo claro en su vida.
  4. 62% de los ricos usan hilo dental diario contra 16% de los pobres.
  5. 21% de los ricos tienen sobrepeso por más de 30 libras (13.6 kilos) o más contra 66% de los pobres.
  6. 63% de los ricos dedican menos de una hora al día al ocio con Internet recreativo contra 26% de los pobres.
  7. 83% de los ricos participan en las juntas de padres de familia antes de empezar el semestre contra 13% de los pobres.
  8. 29% de los ricos tienen uno más hijos que salen en el cuadro de honor contra 4% de los pobres.
  9. 63% de los ricos escuchan audiolibros cuando se transportan al trabajo contra 5% de los pobres.
  10. 67% de los ricos ven menos de una hora de televisión al día contra 23% de los pobres.
  11. 9% de los ricos ven reality shows en la TV contra 78% de los pobres.
  12. 73% de los ricos viven bajo la regla 80/20 de ahorrar siempre cuando menos 20% de lo que generas contra 5% de los pobres.
  13. 79% de los ricos dedican 5 horas al mes a conocer gente nueva interesante contra 16% de los pobres.
  14. 8% de los ricos piensan que ser rico es cuestión de suerte contra 79% de los pobres creen que ser rico es cuestión de suerte.
  15. 79% de los ricos piensan que ellos son responsables de su condición financiera contra 18% de los pobres.

Tom concluye su análisis diciendo que los ricos son ricos por que tienen hábitos que los llevan al éxito financiero y que los pobres son pobres por que tienen hábitos que los llevan a esa condición. Tom piensa que la desigualdad económica en Estados Unidos se debe en gran medida a la desigualdad de hábitos que se inculcan de padres a hijos.

Para generar mayor desarrollo económico los padres y las escuelas deberíamos de trabajar juntos para:

  • Limitar la TV, uso de redes sociales a no más de una hora al día.
  • Promover que cada niño lea al menos un libro al mes.
  • Hacer que nuestros hijos hagan al menos 20-30mins de ejercicio diario.
  • Limitar la comida chatarra a un máximo de 300 calorías por día.
  • Pedir a cada niño tener objetivos mensuales y anuales.
  • Hacer que cada niño ahorre al menos 25% de lo que reciben.
  • Hacer entender la importancia de las relaciones humanas, pedirles que sean atentos; que feliciten a sus maestros y amigos en sus cumpleaños y momentos importantes.
  • Corregir a los niños cuando pierden el control de sus emociones.
  • Enseñar a los niños a manejar su dinero con una cuenta de banco en la cual ahorren desde temprana edad.

Las personas que han logrado generar riqueza honesta es debido a que todos los días actúan con hábitos constructivos. Enseñar a nuestros niños esos hábitos constructivos es darles herramientas para que vivan una vida exitosa financieramente y para que aporten al desarrollo económico de su comunidad, municipio, estado y país.

Twitter: @MiguelMier

Anuncios
Estándar
Sin categoría

De lo global a lo local.

Columna Sin anestesia
por Miguel Mier | 8 de diciembre de 2014

IMG_8867.JPG

La semana pasada tuve una conversación muy interesante sobre las teorías de uno de mis autores preferidos, el Indio Amartia Sen (Nobel de Economía 1998). De hecho el 19 de mayo publique en este espacio una columna basada en teorías de Sen que titulé “Tres niños, una faluta y teoría económica”. En esa conversación me recomendaron un libro que no puedo dejar de recomendar. Se titula: “Primero la Gente” y lo escribieron Amartya Sen y Bernardo Kilksberg.

“Primero la Gente” es un libro que arranca explicando los orígenes y consecuencias de la globalización. Sen y Kliksbeg explican que si bien hoy parece que la globalización va de occidente hacia oriente (o sea de Estados Unidos y Europa hacia Asia), hubo un momento de globalización intelectual que fue justo de Asia a Europa y cambió el pensamiento de todo el globo terráqueo. Eso sucedió en el siglo X y fue cuando Europa empezó a aprender algebra y matemáticas provenientes de India y de los países Árabes. El álgebra y los poderosos algoritmos (con los que hoy programamos computadoras) vienen de sabios Indios y Árabes del siglo II al VI. Lo que tenemos que reconocer es que los Europeos del siglo X tuvieron la humildad y la visión para aprender de otras culturas algo que cambiaría su manera de pensar para siempre. Lo mismo pasa con la globalización de hoy. Los países y las personas que tienen humildad para aprender de otros serán los que logren acelerar su desarrollo.

Las matemáticas que aprendió Europa en la edad media dieron pie a la ilustración y al desarrollo económico acelerado de la era industrial. Para mejorar los niveles de vida de cualquier país lo primer es crecer la economía y lo segundo esa repartir la riqueza.

Amartia Sen y Bernardo Kliksberg dedican la primera parte de su libro a explicar como la globalización ofrece las herramientas para crecer gracias a la competitividad. El siguiente problema es la distribución del ingreso o reparto de la riqueza. Un mundo global implica negociación entre las partes para llegar a acuerdos que maximicen el valor generado.

Otro premio Nobel: John Nash (Nobel de Economía 1994) dice que en un mundo globalizado en el que las partes tienen negociaciones constantes no sólo nos debemos enfocar en el valor generado sino también en el repartido equitativo de ese valor.

El dilema del desarrollo económico está en como podemos subir a los grupos más vulnerables al desarrollo económico de los más competitivos. Una de las herramientas más poderosas para lograr abatir la desigualdad es la educación y el desarrollo de capacidades entre los grupos más vulnerables.

Conversando con un grupo de rotarios me compartieron que una de sus actividades de labor social que hicieron el año pasado fue apoyar a una comunidad vulnerable de la zona conurbada de Morelia. Después de mucho diálogo con la comunidad definieron que para hacerlos productivos en vez de darles dinero deberían de crear una empresa que lograra potenciar las capacidad de los habitantes de esa comunidad. En la comunidad dijeron que para lo que eran mejores era para hacer pan. El Club Rotario local gestionó un apoyo proveniente de los Rotarios de Estados Unidos para comprar todo lo necesario para montar una panadería. Recibieron $15,000 dólares que usaron para invertir en hornos, charolas, repisas, y todos los utensilios de cocina necesarios. El grupo Rotario dejó la comunidad con una panadería funcional. Un mes después regresaron y para su sorpresa la panadería ya no existía. Las personas de la comunidad, en vez de seguir trabajando la empresa, decidieron dividirse los activos para que cada quien vendiera por su lado charolas, palas, etc. y regresaron a su situación inicial. Analizando el problema, si bien es cierto que en esa comunidad necesitaban capital e inversión, lo que más necesitaban era educación para entender que la peor decisión que podían tomar era deshacerse de sus medios de producción.

Ante la globalización la educación es la mejor arma para combatir la desigualdad.

Hablando de globalización y de michoacanos me tocó enterarme que hace dos semanas hubo un michoacano que fue invitado a hablar en el seno de la reunión ministerial del G20. El G20 es una reunión a puerta cerrada y sin prensa de los presidentes de las 20 economías más poderosas del mundo, se reúnen una vez al año y éste año esa reunión sucedió en Australia. Algunos de los asistentes fueron Barak Obama, Angela Merkel, Vladimir Putin, Dilma Rousseff, Xi Jiping, David Cameron, Narendra Modi y Enrique Peña Nieto entre otros

Por primera vez en la historia del G20 se permite la intervención de dos civiles no presidentes, empresarios. Se eligió a un Australiano por ser país sede y a un Mexicano, a un Michoacano, a Alejandro Ramírez. Es un orgullo que en este mundo globalizado un ciudadano de nuestro estado haya tenido la oportunidad histórica de dirigirse a los 20 líderes de las economías más grandes del planeta. En un momento en que México vive una de las más graves crisis de liderazgo de nuestra historia vale la pena compartir buenas noticias de Mexicanos líderes destacados. El mensaje de Alejandro Ramírez giró en torno a proponer medidas para la competitividad y cooperación para el desarrollo de empresas en estas 20 economías. Comparto este hecho para que veamos que con preparación si podemos ser competitivos en este mundo globalizado.



IMG_8760.PNG

NOTA ACLARATORIA: La semana pasada publicamos esta columna Gustavo Huerta y yo y hablamos sobre aceleradoras corporativas. Por un descuido al citar nuestras fuentes omitimos darle crédito al trabajo de Sergio Romo (@sromo16). Les recomiendo seguir a Sergio en twitter si les interesa leer más sobre emprededores y startups.

Estándar